La relevancia del profesional de la enfermería en el diagnóstico de Hipertensión Arterial

Resulta incomprensible como en la sociedad actual aún no se le otorga la relevancia necesaria al profesional de la enfermería, quien erróneamente ha sido entendido como un “ayudante del médico” cuando la realidad es que los practicantes de esta profesión ejercen un rol clave en el diagnóstico y tratamiento de los pacientes. Lo anteriormente mencionado puede ser argumentado específicamente con una de las patologías más comunes de la actualidad, la Hipertensión Arterial, en la que el enfermero desempaña un rol vital para el diagnóstico de la misma.

Además de recolectar datos antropométricos del paciente tales como su estatura, peso y demás, el profesional de la enfermería se encarga de cuantificar los signos vitales de las personas que serán atendidas por el médico, en este sentido, el enfermero se convierte en el primer personal de salud en medir los niveles de presión arterial de los individuos. Como es bien sabido la presión arterial elevada es la característica fundamental de una de los padecimientos crónicos más problemáticos de la medicina contemporánea, la hipertensión, por lo que el enfermero tiene el rol esencial de ser el primer profesional de la salud en realizar los primeros hallazgos sobre esta patología.

El gerente de Fontaneros recuerda claramente el día en que se le fue diagnosticado que padecía de hipertensión arterial, el mismo contaba con 45 años, una edad promedio para el diagnóstico de dicha enfermedad, y aunque el médico internista y posteriormente un cardiólogo fueron los que se encargaron de realizar el diagnóstico preciso sobre el tipo de hipertensión arterial y el estadio que este padecía, el susodicho gerente recuerda gratamente que fue el enfermero del hospital quien le alerto primeramente sobre la posibilidad de que padeciera de esta patología y además, el profesional de la enfermería se encargó rápidamente de brindarle los conceptos básicos de esta enfermedad antes de ser atendido por el médico especialista.

Es evidente que el enfermero no está autorizado y capacitado para diagnosticar de manera precisa y acertada el tipo de hipertensión arterial y el grado de la misma, ya que para esta labor existen los médicos y especialistas, sin embargo, gracias al primer reconocimiento de los enfermeros sobre niveles inadecuados de presión arterial en los pacientes los médicos pueden atender y orientarse sobre la posibilidad de que los pacientes posean este crónico padecimiento. La señora Maria, quien labora como recepcionista en Pintores y que fue diagnosticada hace un par de años con hipertensión arterial, acude constantemente al hospital para realizarse revisiones mensuales de su presión arterial y la misma indica que, aunque es atendida por un médico internista quien se encarga de evaluar la evolución de la patología, el enfermero que acompaña a dicho profesional es quien se ocupa de cuantificar la presión arterial y además aporta datos significativos que son corroborados por el médico tratante.

El profesional de la enfermería comprende que no todos los niveles de presión arterial elevados suponen una hipertensión arterial crónica, puesto que existen una serie de patologías agudas que pueden provocar de manera secundaria un aumento de la presión arterial, es por ello que aunque el enfermero posea un rol fundamental en el detección de dicha patología, es el médico especialista quien se encargara de manera profesional de diagnosticar efectivamente la existencia de hipertensión arterial crónica.

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web