Mejores países para trabajar como enfermera

Muchas personas poseen el deseo inherente de visitar otras partes del mundo y probar distintas culturas viviendo en varios países, algunos lo hacen por mera curiosidad o por deseo de una especie de cambio, muchos otros por la necesidad de vivir en una nación desarrollada que pueda saciar las necesidades de los individuos que  emigren. Las enfermeras tienen presente esto, y de esa manera, muchas quieren emigrar a otras partes, la pregunta principal sería “¿A dónde debería vivir?” en el caso de que puedas elegir, sería sabio analizar las mejores opciones, y algunas de ellas serán detalladas a continuación:

Australia: Definitivamente Australia es de las mejores opciones que existen para trabajar como enfermera y esto se debe a dos razones principales, una de ellas es que la demanda de enfermeras es alta en hospitales y clínicas alejadas de las grandes ciudades y además de eso, Australia es una de las naciones con los profesionales mejores pagados, y aproximadamente una enfermera gana un salario de $ 5000 mensuales. Evidentemente hay que tener en cuenta que se debe de dominar el idioma, tener una visa o un trabajo temporal además del título universitario en enfermería y experiencia laboral que sobrepase el año.

Canadá: Otra buena elección es la nación canadiense, sin embargo, es un poquito más dura que ejercer en Australia por el hecho de que la carrera está regulada por el Colegio Internacional de Enfermeras y por eso se debe de hacer una revalidación del título universitario y además obtener una especialización en una universidad del país. Su salario es aproximadamente de $ 3000 mensuales.

Estados Unidos: En la nación estadounidense abundan las oportunidades de desempeñar como enfermera ya que existe una alta demanda de enfermeras. Según varios estudios, el 72% de las clínicas, y hospitales necesitan de enfermeras tituladas.

Dubái: Últimamente, Dubái ha experimentado una alta densidad de emigraciones por el hecho de que sus salarios son de los mejores que se pueden ofrecer, incluso superando los de Australia al menos en el área de enfermería. Como en cualquier otro país, existe una demanda de enfermeras y su salario aproximado es de $ 7000.

Pros y Contras de ser enfermero

La enfermería se basa en la protección, promoción y la optimización de la salud y habilidades, en la prevención de enfermedades y lesiones y de esa manera facilitando el proceso de curación. Las enfermeras abogan por el cuidado de individuos, familia, grupos, comunidades y poblaciones. También se encargan de aliviar sufrimiento a través de diagnósticos y tratamiento.

enferLa enfermería puede ser una sabia elección como una carrera para ganarse la vida, pero una decisión tan pesada como la de escoger qué es lo que harás como profesional toda tu vida, es una decisión bastante difícil, por lo cual necesita ser pensada y profundamente analizada. La mejor manera de hacer esto, es viendo los pros y los contras de estudiar esta carrera y luego de tener ambos, se observa para cada individuo si los beneficios opacan a las características negativas o viceversa.

Analizando primero el lado positivo de la elección de esta carrera tenemos el hecho de que le permite a los egresados tener una vasta trayectoria profesional además que la carrera de enfermería nos brinda muchas experiencia prácticas especialmente en comparación con otras licenciaturas, la enfermería es una de las que más ofrece experiencia de campo.

También se puede tomar como un punto positivo que la carrera unifica el conocimiento científico y médico además de que ejercita tus habilidades sociales en el proceso, y las tres son de gran utilidad para desenvolverse en cualquier nación. Un beneficio que tal vez es el más importante en el punto de vista laboral, es que siempre habrá una alta demanda de enfermeras ya que la carrera es totalmente independiente del clima económico, e incluso, tal vez cuando el clima económico es negativo haya aún más demanda de enfermeras, pero jamás habrá menos y esto es porque siempre habrán personas enfermas que necesiten de todo tipo de cuidados. Por tanto, encontrar trabajo no es una tarea muy difícil lo cual proporciona estabilidad.

Evidentemente, las desventajas de escoger esta carrera también existen, muchas de ellas  relativas a la gran cantidad de horas que se le debe dedicar a la carrera ya que las horas de trabajo normalmente son bastante largas y los turnos fluctúan constantemente con unos que pueden llegar a durar hasta 12 horas. Además de eso, cabe la posibilidad de que tengas que trabajar en días festivos e incluso fines de semana. Se necesita de tener una gran estabilidad emocional ya que se tiene que estar preparado a sobrellevar muertes de pacientes.

¿Son saludables los turnos de 12 horas?

Es la enfermería un campo laboral particular en cuanto a horarios se refiere, y es que un enfermero no trabaja de ocho a dos y de cinco a ocho, como hace la mayoría de españoles de a pie. El trabajo del enfermero no cuenta con un horario estable ya que los pacientes no eligen una hora para caer enfermos, y por tanto los turnos rotativos son una de las principales características de esta profesión.

Sin embargo, a los enfermeros se les da también la opción de acumular horas seguidas de trabajo para conseguir descansar posteriormente durante varios días seguidos. Esto provoca que muchos profesionales de este sector que deseen disfrutar de un puente o encadenar más días de descanso, trabajen como mulas durante multitud de horas seguidas en busca de esos días libres. Esto es peligroso ya que los enfermeros trabajan con seres humanos, por lo que cualquier error fruto de la falta de descanso podría ser fatal. Pero lo peor es que muchos centros médicos obligan a sus enfermeros a trabajar multitud de horas seguidas para evitar contratar a más gente, y es en esos momentos, en los que el enfermero no tiene opción de elegir y cuando peor hace su trabajo,  y eso se nota en la calidad de la sanidad que ofrecemos.

Así, mientras que en países como Inglaterra los enfermeros cobran un sueldo mayor trabajando menos horas y con mayor descanso entre turnos, en España las condiciones laborales muchas veces son poco recomendables y ello no solo repercute sobre la calidad del trabajo de los enfermeros, sino que además afecta a la vida personal de estos profesionales. Y es que es difícil conciliar vida profesional con hijos cuando estás todo un día sin pasar por casa. Esto provoca que los días libres se pasen descansando y durmiendo y que por tanto tampoco se aprovechen como es debido junto a los familiares cercanos. Además, muchas veces los domingos y festivos son días en los que los enfermeros deben trabajar y por tanto tampoco es posible realizar planes de ocio, afectando todo ello al equilibrio familiar.

Los hombres, un rara avis dentro del mundo de la enfermería

Existe la percepción de que sólo las mujeres estudian enfermería, y de hecho cualquier persona que camine por un hospital observará que la mayoría de enfermeros son del sexo femenino y de que los hombres prefieren otras carreras. Esta sensación está respaldada por los datos, ya que según varios estudios ni siquiera el 10% de los profesionales de la enfermería son varones, razón por la cual muchas veces nos referimos a ellos en femenino y, cuando estamos enfermos, preguntamos por “la enfermera”, pocas veces por el género masculino.

Existe una razón que explica este fenómeno, y es el hecho de que durante años los hombres han podido estudiar carreras más largas y por tanto se matriculaban en medicina, mientras que las mujeres se adaptaban a estudios más cortos y quizá más asequibles, y por ello acababan como enfermeras. Además, para la enfermería se necesita un trato con el paciente excelso y un valor emocional significativo, cualidades que normalmente reinan entre las mujeres, siendo los hombres algo menos empáticos.

Sin embargo, en la sociedad en la que vivimos generalizar es un error y por lo tanto cualquier hombre puede realizar las funciones de una enfermera sin ningún problema, y viceversa. Esto se comienza a apreciar en las universidades y de hecho los estudiantes de este tipo de carreras que son varones han aumentado hasta el 20% del total. Es cierto que aún queda camino por recorrer, sin embargo poco a poco la situación está dando un vuelco.

Aun así, existe todavía un tabú que obstaculiza el acceso de los hombres a la enfermería y que es muy comprensible. Los enfermeros muchas veces tienen que palpar y tocar a los pacientes en lugares algo comprometidos, como los senos o los genitales, de tal forma que si el paciente es mujer, ésta suele preferir que la enfermera sea de su mismo sexo. Este es un pensamiento que poco a poco irá cambiando y permitirá que nos sea indiferente el sexo de un profesional de la enfermería.

¿Por qué confundimos a enfermeros y médicos?

Enfermeros y médicos sufren continuamente la confusión acerca de lo que sus tareas engloban por parte de los profanos en esta terminología. Los pacientes que acuden a los hospitales y que no saben diferenciar unas funciones de otras, tratan a los especialistas en enfermería y a los especialistas en medicina del mismo modo, creyendo que todos ellos solucionarán sus problemas sin necesidad de especificar entre un campo y otro. Esto se produce con especial notabilidad en las salas de urgencias, en las que los enfermeros suelen atender a los pacientes haciéndolos creer que son médicos y por tanto pueden ocuparse de todo. Sin embargo, dependiendo del caso, son los los que se hacen cargo.

Lo cierto es que toda esta confusión es lógica ya que medicina y enfermería parten de una similitud clara, que es la de tratar y mantener la salud de las personas. Además, ambas carreras cuentan con multitud de asignaturas troncales en común ya que tocan campos en los que comparten experiencias. Sin embargo, las diferencias son notables y de hecho, mientras que un médico estudia cinco años lectivos y dos de prácticas para convertirse en profesional, los enfermeros necesitan cuatro años de lección y sólo uno como internos para culminar este proceso.

Esto hace pensar a mucha gente que los enfermeros se encuentran un escalón por debajo que los médicos, pero nada más lejos de la realidad. Simplemente realizan tareas distintas y mientras que a un médico se le pide seriedad y rigor en sus diagnósticos, un cerrajeros torrevieja debe contar con un valor emocional adicional ya que pasa mucho tiempo con los pacientes y por tanto ha de saber manejar el trato personal a la perfección.

Lo que está claro es que ambas funciones son tan complementarias como necesarias en el buen funcionamiento de un centro médico. Es preciso, por tanto, que médicos y enfermeros se integren a la perfección en el equipo para conseguir un resultado más eficiente en el que cada uno de ellos aporte lo que sabe hacer.

Trabajar en el extranjero, una solución para los enfermeros españoles

Todos sabemos que la situación laboral que se vive en España es sumamente precaria, y que son muchos los profesionales de diversos campos técnicos que viajan al extranjero en busca de una oportunidad que no encuentran dentro de nuestras fronteras. Así, son varios los países europeos y sudamericanos que ofrecen una carrera larga y prestigiosa a ingenieros, arquitectos o economistas españoles. Del mismo modo, los enfermeros cada vez encuentran más problemas a la hora de trabajar en centros médicos nacionales, al mismo tiempo que sus cualidades son muy valoradas en naciones cercanas como Alemania, Suiza o Reino Unido. Además, las condiciones laborales en estos lugares son muy superiores a las que se les ofrece en España, por lo que cada vez son más los estudiantes de enfermería que cruzan las fronteras por la Unión Europea.

Y es que una de las cosas que más valoran los europeos de los españoles es la gran calidad de nuestra educación universitaria así como la calidez de nuestro temperamento. Estas son las dos características básicas para ser un buen enfermero y por ello es relativamente fácil encontrar un empleo en hospitales y centros médicos lejos de nuestras fronteras. Para ello sólo es necesario atreverse y, por supuesto, contar con cierto nivel de idiomas.

Sin embargo, no solo el paro es la razón por la que los países extranjeros se abren a nuestros enfermeros. El hecho de que España sea uno de los lugares con menor demanda de enfermeros por número de pacientes es otra razón que explica esta cuestión. Y es que en países como Alemania o Suiza se necesita el doble de estudiantes de enfermería por cada mil habitantes que en España. Así, los alemanes, por ejemplo, dejan sin cubrir cada año cerca de treinta mil plazas, algo que ha propiciado que dichos gobiernos inicien una campaña de reclamo en busca de profesionales médicos de otros países. Es decir, mientras que en España nos sobran enfermeros, en Inglaterra o Alemania faltan y por ello cuentan con sueldos y condiciones laborales mucho mejores que las de aquí.

‘Overbooking’ de enfermeros

Antiguamente el que tenía la carrera de enfermería ya salía prácticamente colocado, pues todas las personas que salían en bolsa llegaban a trabajar,  hoy día debido a la crisis los jóvenes ven en el extranjero su única salida. En España hay demasiados enfermeros cualificados y sin embargo muy pocos salen contratados. A pesar de que la enfermería en España es una de las profesiones que tiene mejores condiciones con respecto a otros países, el problema es el ratio de la oferta-demanda.

Debido a esta circunstancia han aumentado considerablemente las ofertas de trabajo de enfermería en el extranjero, ya son cada vez más los enfermeros que emigran buscando el trabajo que no encuentran en España, sin embargo mucha de estas ofertas son fraudulentas, muchas te prometen condiciones iniciales muy golosas y cautivadoras que lamentablemente nunca llegan a cumplir, se supone que los enfermeros emigran para trabajar de lo que han estado formándose durante años, la enfermería, sin embargo una vez instalados allí las condiciones no son las esperadas, les asignan funciones propias de un auxiliar de enfermería como por ejemplo hacer camas, lavar y cambiar a los enfermos,suministro de medicamentos, reposición de sábanas y vestuario, incluso tareas de limpieza  tanto de carros de curas como de sus materiales,barrer , limpiar el polvo,  distribuir la comida entre los enfermos , y en aquellos casos en los que el enfermo no pueda comer sólo, darle de comer…etc.

A esto hay que sumarle la explotación laboral a la que se ven sometidos, y el escaso salario que le pagan, nada que ver con lo estipulado en la oferta de trabajo a la que se habían inscrito.

Lamentablemente no existe ninguna regulación en España que evite este tipo de fraudes, no obstante cada vez son más las demandas de enfermeros que se han interpuesto contra este tipo de engaños.

ATS

La historia de la enfermería se remonta a primeros de siglo XX en el que se crean las primeras escuelas de enfermería, las matronas fueron las primeras reconocidas como enfermeras, no obstante fue muy complicado que las enfermeras fuesen reconocidas como profesionales legalmente, fue en 1915 cuando ya  se podían ver los primeros títulos de enfermería.

Se clasificaba de forma diferenciada la profesión de matrona que eran aquellas mujeres que exclusivamente asistían a partos normales, la profesión de practicante que eran aquellos hombres que prestaban servicios para ayudar a los médicos y cirujanos, y la de enfermera que realizaba funciones muy parecidas a los practicantes pero los estudios los realizaban en lugares distintos. Muy poco después también aparece la figura de los ATS (ayudante técnico sanitario) que es una rama que unifica la profesión de practicante, matrona y enfermera pero con funciones  más específicas, creándose hasta 9 subespecialidades diferentes como la neurología, psiquiatría, fisioterapia, urología, podología entre otras.

A partir de 1929 fue cuando se crearon los colegios obligatorios para médicos y farmacéuticos, y unos años más tarde en 1944 para las enfermeras.

En 1977 aparece la carrera de enfermería en las Universidades, pudiendo otorgar a sus estudiantes una titulación universitaria cuya duración es de tres años, se trataba de la Diplomatura de Enfermería.

En 1980 podemos ver como se crea la carrera universitaria de Fisioterapia y Podología, en estos momentos el estudiante que se quiere dedicar a la fisioterapia o podología no tiene porque realizar la carrera de enfermería y escoger una de éstas como especialidad, es decir , llegó el momento en que la fisioterapia y la podología se separan por completo de la enfermería, con una duración también de 3 años.

En los últimos años con el Plan Bolonia desaparecen las licenciaturas y diplomaturas para dar lugar a los nuevos Grados que tienen una duración de 4 años.

La importancia de los enfermeros en nuestra vida

A lo largo de nuestra vida vamos a necesitar los cuidados de las enfermeras, durante nuestros primeros momentos de vida (parteras y enfermeras de neonatos), después de un accidente ( servicios de urgencia), atención medica rutinaria ( enfermería general ), en casos excepcionales ( enfermería de quirófano) ó durante la vejez ( geriatría y cuidados paliativos).

Sin títuloHay más de 20 millones de enfermeras por todo el mundo, como media suponen más de la mitad de todo el personal  sanitario dedicado a la asistencia médica, 3 de cada 4 enfermeros son mujeres, por lo que en esta profesión las mujeres están en primera linea.

A nivel global Europa contiene la mayor concentración de enfermeras, y aunque menos de un quinto de la población mundial vive en Europa, en esta región trabajan un tercio del total de las enfermeras del mundo.

Los países más ricos del mundo tienen un total de enfermeras muy por encima de la media, por otro lado las naciones con el nivel de ingresos más bajos donde viven casi 1000 millones de habitantes tienen una media muy escasa de enfermeras.

Como podemos comprobar la distribución de enfermeras por el mundo es muy desigual, uno de los factores influyentes es que el personal sanitario es cada vez más móvil, por lo que los países más ricos pueden ofrecer condiciones económicas mucho más favorables , de hecho una de las profesiones más buscadas entre los emigrantes es la de enfermería, además es una profesión en la que cada vez más mujeres están emigrando hacia estos países.

Un ejemplo de esta circunstancia es Filipinas siendo el mayor exportador de enfermeras del mundo donde la mayoría de las mujeres enfermeras dejan el país para emigrar hacia otro sitio.

Con una población en crecimiento existe actualmente una gran demanda de atención sanitaria y el mundo necesita ahora más profesionales de la salud que nunca antes.

La escasez de enfermeras, problema del Sistema Nacional de Salud

NO ES LA primera vez, ni será la última, en la que se hable de escasez de profesionales de Enfermería en el Sistema Nacional de Salud. Éste es un problema que afecta a la mayoría de los sistemas sanitarios europeos. Sin embargo, mientras que en otros países de la órbita comunitaria se están adoptando políticas sobre recursos humanos que permitan paliar a corto y largo plazo las secuelas de esta deficiencia, en España se carece de una estrategia y de una acción ministerial a nivel estatal, a pesar de acuerdos y promesas asumidas por los representantes de Sanidad, incapaces de resolver de forma definitiva el drama que representa la escasez de enfermeras y su influencia negativa tanto en la calidad asistencial como en la salud de los profesionales.

Los representantes de la Sanidad se desentienden, una vez más, no sólo de la evidente precariedad en la que se funciona en los diferentes servicios sanitarios, donde no se cumplen ninguna de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre los ratios enfermera/cama, sino incluso sus propias cifras muestran que en nuestro país hay 2,65 enfermeras por cada 1.000 habitantes, datos que los propios instalador de gas en madrid consideran que se encuentran muy alejados de los ratios de los países de nuestro entorno europeo. Esta situación está colocando al sistema sanitario en una situación de riesgo y de precariedad, incidiendo de una forma alarmante en la calidad de las prestaciones sanitarias y en el deterioro de la salud de los profesionales, lo que influye negativamente en uno de los principales pilares del Estado del Bienestar, valuarte de la cohesión social.